Historia de un Hogar Temporal: Juan Daniel

Dejar una huella tan profunda y llena de amor en otro ser, solo es posible si lo qué haces te nace desde lo más profundo del corazón, este es el caso de Juan Daniel, quién día a día nos enseña que nunca es suficiente, que siempre se puede hacer más para ayudar a nuestros hermanos pequeños.

“Es increíble, en unos días cumpliré un año y medio como hogar temporal y solo puedo decir que ha sido una experiencia increíble, se ha vuelto un estilo de vida, no me imagino vivir de otra manera. Esto me llena un montón, si bien hay sinsabores y dolores como cuando no puedes sacar adelante algún pequeñín que viene demasiado complicado porque no logran superar atropellos o enfermedades, te queda el consuelo que los acompañaste y les diste amor en sus últimos días. Afortunadamente la gran mayoría logra dejar atrás el sufrimiento y el abandono y alcanzan una nueva oportunidad con una familia que les dará todo el amor y los cuidados que siempre debieron tener, y ser el puente entre esas dos realidades es genial, es algo tremendamente gratificante… Espero poder hacer esto el resto de la vida”.

Daniel partió con un pequeño granito de arena, acogió a dos perritos en su hogar, y a la fecha, ya son más de 100 los animalitos a los que ha brindado amor y una nueva oportunidad para ser felices.