Historia de un Hogar Temporal: Makarena Henríquez

“Desde siempre he amado a los animales, vi la opción de ser hogar temporal y ayudar a estos animalitos, así yo les doy el amor que merecen hasta que encuentran una familia, y eso es lo que más me motiva a seguir. Al principio creí que no me la iba a poder, pero me di cuenta que es lo mejor y con cada rescatado mis ganas de seguir son más.
Duendecito era un poco más loco, adoptó como juguete propio mi pantufla y un revistero aunque tenía sus juguetes. A Eduarda lo único que la calmaba era dormir en el gorro de mi polerón, y Condrita era muy tímida al principio, pero le gustaba pedirme comida y así me la gané, con galletas de miel.” -Makarena Henríquez, hogar temporal de Garras y Patas

Tú también puedes entregar tu corazón a varios peluditos. Escríbenos a hogarestemporales@garrasypatas.cl