Catalina Fernández

Voluntaria | Volunteer

Catalina Fernández

“Entré a GyP por un hecho triste: el 2014 perdí a la Antonia, mi cocker de 14 años. El pensar en el frío y hambre que estaría pasando me hizo tomar conciencia de todos los perritos en esa situación y quise ayudar a reducir ese tremendo problema. De la pena pasé a la alegría, al ver tantas colitas felices en sus nuevos hogares y al ver que el trabajo serio por los perritos da tremendos resultados.”

La Cata llegó a Garras y Patas con su vozarrón, siempre muy proactiva, dando ideas y cooperando, se puso a la cabeza de varias actividades rápidamente, ganándose el apodo de “coleguita”, siendo un gran aporte a diario, además se convirtió en una de nuestras “regaladoras de perros estrella”, los abandonados tienen mucha suerte que ella sea tan apasionada por y para que ellos salgan de la calle y encuentren un nuevo hogar, además, toma un perro difícil como un desafío personal, hasta que lo logra…cómo olvidar por ejemplo a Nube y a Prince Edward, que gracias a la perseverancia de Cata tienen hoy un hogar después de meses e incluso años de haberse rescatado. A pesar de su juventud -llegó muy chica a GyP- demostró siempre una capacidad organizativa y responsabilidad envidiable; todo lo que la Cata comienza, lo termina, eso sí es una gran virtud. A la Cata en estos años la hemos visto crecer y lograr sus metas… compartimos su tortura mientras estudiaba para el examen de grado, luego la felicidad de haberlo aprobado, vivimos con ella la práctica y ahora la tesis, la felicidad del hogar propio…por lo que cuando se titule (y se case con el Agus), también será un logro y una alegría para GyP!!!, porque claro, los años ya nos hacen familia…

Prof_CataF_small