Rosa Orellana

Vice Presidenta | Vice President

Rosa Orellana

“Que no podía vivir la vida solo para mí misma lo pensé desde muy chica, en los tiempos de los desnutridos del Dr Monckeberg. Ya independiente ayudé a los niños, intenté con los ancianos, pero finalmente me quedé con los perros, por sentir eran los abandonados de los abandonados. La Fundación partió muy de a poco siempre me quisieron acompañar Cata y Diana, el marido, las amigas de las hijas, luego cuando se sumaron los que no conocíamos… ahí dijimos: Se Puede. Hoy con un súper equipo organizado, versátil, trabajador y creativo, ya me es imposible recordar a todos nuestros rescatados, son tantos y tantas, pero todos, como dijo una voluntaria, nos alegran el alma con su cambio de vida, simbolizo ese recuerdo en mi quiltrita Amalfi. Cómo dijo el economista y filósofo Guy Sorman, las Fundaciones, por su cualidad de filantrópicas, son los únicos entes sociales hoy, que se arriesgan con soluciones innovadoras para un problema de la comunidad toda, como son los perros abandonados. Entonces a SEGUIR!!!”

Mamá Perro. Ese apodo le pertenece y se lo ha ganado. María Rosa es una de las fundadoras de Garras y Patas, esta brillante ingeniero civil siempre tuvo mascotas y siempre las adoró. Creció entre gatos y decidió que en su casa debía pasar lo mismo, por ello junto a su marido Carlos -ambos adjudicatarios de un fuerte carácter organización, planificación y el don del emprendimiento- comenzaron una pequeña industria familiar de ayuda a perritos y gatitos. Criaron a sus hijas Diana y Catalina bajo las mismas directrices y principios y así, metiéndolos a los 4 en una juguera, nació la Fundación, con lo mejor de cada uno. María Rosa es nuestra líder, quien está pendiente de todo, que lleva el orden y registros administrativos, mujer de decisiones fuertes y claras, pocas veces se equivoca y todas acudimos a ella para saber qué hacer o cómo resolver determinadas situaciones. Actualmente está a cargo del Team Presupuesto y le cuida con la vida las luquitas a nuestros quiltritos y se preocupa de generar más. Nos brinda la seguridad y protección de una mamá y está atenta a todos nuestros movimientos, la queremos mucho y no nos imaginamos GyP funcionando sin ella.

Prof_MRO_small